¿Qué es la cúrcuma?

La Cúrcuma longa, de nombre común cúrcuma, es una planta herbácea de la familia de las zingiberáceas, nativa del suroeste de la India. Es usada, desde hace miles de años, en la cultura asiática, donde está considerada la reina de las especias dadas sus características organolépticas y sus múltiples propiedades terapéuticas y protectoras.

La curcumina, sustancia causante del color amarillo (curcuminoide), es el principio activo responsable de su actividad clínica y farmacológica.

El reto de la biodisponibilidad

La farmacocinética de la curcumina ha sido investigada en muchos estudios preclínicos y clínicos. Estos estudios evidencian la baja biodisponibilidad de la curcumina incluso en dosis orales muy altas. (Anand 2007; Begum 2008)

Las principales barreras que limitan la absorción de la cúrcuma en sangre son:

  • una pobre solubilidad en agua
  • inestabilidad molecular
  • modificación molecular de la curcumina por conjugación hepática e intestinal en sulfatos de curcumina y/o de glucurónidos de curcumina, formas inefectivas y rápidamente excretadas.

Conjugados Curcumina Libre

Derivados del metabolismo de la curcumina – (adaptado a partir de Pulido – Moran 2016)

Para conseguir una actividad fisiológica óptima, llegar a los tejidos y traspasar la barrera hematoencefálica es importante obtener niveles altos de curcumina libre en plasma y no de los derivados conjugados de la curcumina (Begum 2008).

Curcumina y Inflamación

La cúrcuma es conocida por sus propiedades antiinflamatorias. De hecho, la curcumina inhibe el NF-kB (factor nuclear potenciador de las cadenas ligeras kappa de las células B activadas(He 2015; Singh 1995).

El NF-kB es un grupo de factores de transcripción inducibles, presentes en prácticamente todas las células del organismo, que ejercen un control sobre la transcripción de genes (ADN) que regulan la respuesta inflamatoria a través de la producción de citocinas, quimiocinas, moléculas de adhesión, metaloproteinasas y proteínas de fase aguda. (He 2015)

Se ha comprobado que el efecto antiinflamatorio de la curcumina actúa a través de la regulación del factor nuclear kappa b (NF-kb), de la ciclooxigenasa-2 (COX2),  de la lipooxigenasa-5 (5-LOX), del factor de necrosis tumoral alpha (TNFα) y de las interleucinas 1 y 6 (Aggarwal, 2009).

Curcumina y funciones hepáticas

Tradicionalmente se ha empleado la cúrcuma para ayudar a la función hepática y para tratar la ictericia, tanto en la medicina ayurvédica como en la China.

La actividad antioxidante de la cúrcuma es especialmente importante en el hígado, ya que mejora su funcionalidad. El hígado es el órgano con mayor índice de estrés oxidativo, porque realiza procesos que conllevan un gran incremento de la peroxidación lipídica: metabolismo de las grasas y biotransformación de xenobióticos y sustancias tóxicas. Son reconocidas sus acciones colerética (aumenta el flujo de bilis), colagoga (induce la contracción biliar facilitando la expulsión de bilis), así como espasmolítica o antiespasmódica.

Una de las principales propiedades de la curcumina es su actividad hepatoprotectora, disminuyendo sus marcados séricos de daño hepático como la fosfatasa alcalina (FAL), la bilirrubina y la alamina aminotransferasa (ALT).

La curcumina reduce la alanina aminotransferasa (ALT), anteriormente conocida como transaminasa glutámico-pirúvica (GPT).  Es una enzima aminotransferasa con gran concentración en el hígado y en menor medida en los riñones, corazón y músculos. La ALT se libera a la sangre cuando hay una lesión de estos órganos (Di Silvestro 2012).

Además, la curcumina estimula la enzima glutatión transferasa, implicada en el metabolismo de xenobióticos. (Grynkiewicz 2012; Witkin, 2013). Aumenta el contenido de glutatión, las  actividades del glutations-s-transferasa (GSH) y de la superóxido dismutasa (SOD) en hígado. (Pulido-Moran 2016) 

Curcumina y funciones digestivas

La Curcuma Longa L. ha sido usada, desde hace siglos, por las medicinas tradicionales (china, hindú y ayurvédica) para aliviar problemas digestivos:  sensación de pesadez, flatulencia y digestión lenta (Monografía EMA 2017).

Por su acción antiinflamatoria, antioxidante e inmunomoduladora, la curcumina ha demostrado su eficacia en diferentes trastornos y/o patologías del aparato digestivo: enfermedades inflamatorias intestinales (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa), colon irritable, úlcera péptica entre otras (Gupta 2012).

Curcumina como neuroprotector

Varios estudios han confirmado el efecto protector de la curcumina libre (la forma activa) para la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

La población de adultos mayores en la India rural tiene una de las tasas más bajas de la enfermedad de Alzheimer en el mundo, y los científicos creen que se debe a las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la cúrcuma (Nahar 2014), y su capacidad para unirse con las placas de beta-amiloide (Goozee 2016). La enfermedad de Alzheimer se caracteriza como enfermedad que desdobla proteínas debido a la acumulación de proteínas beta-amiloide y tau, anormalmente dobladas, en el cerebro. El Alzheimer aparece menos en personas con una alta ingesta de antioxidantes y antiinflamatorios naturales (Yang 2005; Ringman 2005).

El papel de la curcumina libre que traspasa la barrera hematoencefálica

El bajo peso molecular de la cúrcuma libre y su estructura polar permiten a la curcumina libre (y no de los derivados conjugados de la curcumina) traspasar la barrera hematoencefálica. (Begum 2008)

Placas de beta-amiloides

El beta-amiloide es un fragmento que proviene de una proteína de mayor tamaño conocida como Proteína Precursora de Amiloide (APP). Esta proteína es indispensable para el crecimiento y la supervivencia de las neuronas. En la enfermedad de Alzheimer, la proteína APP se divide en varios fragmentos de menor tamaño. Uno de estos fragmentos es la fibra de beta-amiloide, la cual se agrupa para formar placas.

La curcumina, añadida a la alimentación de ratones de edad avanzada, inhibe a una baja concentración la acumulación de beta-amiloide en el cerebro (Ono 2004). Estudios in vivo muestran que la curcumina libre inyectada de forma periférica atraviesa la barrera hematoencefálica y se une a las placas (Yang 2005, Koronyo-Hamaoui 2011).

Curcumina libre y funciones cognitivas

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Swinburne, en Melbourne (Australia) ha publicado los resultados de su ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y placebo.

El estudio incluyó a 60 adultos de entre 60 y 85 años de edad. Una hora después de tomar un suplemento de curcumina Longvida® (400 mg), la fórmula de Optim Curcuma, los participantes experimentaron una mayor capacidad de atención y una mejor memoria en comparación con los participantes que tomaron un placebo. Después de cuatro semanas de tomar el suplemento, el grupo de la curcumina mostró mejoría en el estado de ánimo, la memoria de trabajo (el almacenamiento temporal y el procesamiento de la información), el estado de alerta, la fatiga y la sensación de bienestar. (Cox, 2014)

Curcumina y cáncer

El potencial clínico-terapéutico de la curcumina se dirige a los 10 factores causales que intervienen en el desarrollo del cáncer, la carcinogénesis. (Shishodia 2013)

– Daños en el ADN

– Inflamación excesiva crónica: inhibición del NF-kB

– Interrupción de vías de señalización celular

– Alteraciones en el ciclo reproductivo celular

– Regulación anormal de la apoptosis

– Vías alteradas de supervivencia

– Proliferación celular excesiva

– Invasión agresiva de tejidos sanos

– Angiogénesis rápida

– Metástasis

Curcumina y  quimioterapia

A nivel celular, la curcumina demuestra un efecto sinérgetico con el cisplatino (Tsai 2011) y el tamoxifen. (Chatteriee 2011)

A nivel clínico, la combinación de curcumina con fármacos anticancerosos como la gemcitabina en el cáncer pancreático (Epelbaum 2010; Kanai 2011), el docetaxel en el cáncer de mama (Bayet-Robert 2010) y el imatinib en la leucemia mieloide crónica (Ghalaut 2012) son seguros y bien tolerados.

En 26 pacientes con cáncer de próstata resistente a la castración (Mohammedi 2016) se realizó un ensayo de un solo brazo, fase II, que combinó tres ciclos de docetaxel / prednisona y curcumina (6 g / día). El nivel de antígeno prostático específico (PSA) disminuyó en la mayoría de los pacientes y se normalizó en el 36% de ellos. La administración concomitante de curcumina con fármacos no mostró toxicidad más allá de los efectos adversos ya relacionados con el docetaxel en monoterapia.

Curcumina y radioterapia

La curcumina en tratamiento previo ha mostrado ser radiosensitizante y permite disminuir las dosis de cisplatino y los niveles de radiación en las células de cáncer de ovario a través de múltiples mecanismos moleculares (Yallapu 2010).

Goel et al (2010) y Rezaee et al (2016) reportaron que la curcumina protege las mucosas, el hígado y los riñones de los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia.

Fuentes:

Aggarwal BB, Harikumar KB. Potential therapeutic effects of curcumin, the anti-inflammatory agent, against neurodegenerative, cardiovascular, pulmonary, metabolic, autoimmune and neoplastic diseases. Int J Biochem Cell Biol. 2009 Jan;41(1):40-59.

Anand P, Kunnumakkara AB, Newman RA, Aggarwal BB. Bioavailability of curcumin: problems and promises. Mol Pharm. 2007 Nov-Dec;4(6):807-18. Epub 2007 Nov 14. Review. 

Bayet-Robert M, Kwiatkowski F, Leheurteur M, Gachon F, Planchat E, Abrial C, Mouret-Reynier MA, Durando X, Barthomeuf C, Chollet P. Phase I dose escalation trial of docetaxel plus curcumin in patients with advanced and metastatic breast cancer. Cancer Biol Ther. 2010 Jan;9(1):8-14. Epub 2010 Jan 21.

Begum AN, Jones MR, Lim GP, Morihara T, Kim P, Heath DD, Rock CL, Pruitt MA, Yang F, Hudspeth B, Hu S, Faull KF, Teter B, Cole GM, Frautschy SA. Curcumin structure-function, bioavailability, and efficacy in models of neuroinflammation and Alzheimer’s disease. J Pharmacol Exp Ther. 2008 Jul;326(1):196-208.

Chatterjee SJ, Pandey S. Chemo-resistant melanoma sensitized by tamoxifen to low dose curcumin treatment through induction of apoptosis and autophagy. Cancer Biol Ther. 2011 Jan 15;11(2):216-28.

Choudhury AK, Raja S, Mahapatra S, Nagabhushanam K, Majeed M. Synthesis and Evaluation of the Anti-Oxidant Capacity of Curcumin Glucuronides, the Major Curcumin Metabolites. Antioxidants (Basel). 2015 Dec 2;4(4):750-67. 

Cruz-Correa M, Shoskes DA, Sanchez P, Zhao R, Hylind LM, Wexner SD, Giardiello FM. Combination treatment with curcumin and quercetin of adenomas in familial adenomatous polyposis. Clin Gastroenterol Hepatol. 2006 Aug;4(8):1035-8. 

DiSilvestro RA, Joseph E, Zhao S, Bomser J. Diverse effects of a low dose supplement of lipidated curcumin in healthy middle aged people. Nutr J. 2012 Sep 26;11:79.

Epelbaum R, Schaffer M, Vizel B, Badmaev V, Bar-Sela G. Curcumin and gemcitabine in patients with advanced pancreatic cancer. Nutr Cancer. 2010;62(8):1137-41.

Goel A, Jhurani S, Aggarwal BB. Multi-targeted therapy by curcumin: how spicy is it? Mol Nutr Food Res. 2008 Sep;52(9):1010-30.

Goozee KG, Shah TM, Sohrabi HR, Rainey-Smith SR, Brown B, Verdile G, Martins RN. Examining the potential clinical value of curcumin in the prevention and diagnosis of Alzheimer’s disease. Br J Nutr. 2016 Feb 14;115(3):449-65. 

Grynkiewicz G, Ślifirski P. Curcumin and curcuminoids in quest for medicinal status. Acta Biochim Pol. 2012;59(2):201-12. Epub 2012 May 14. Review. 

Gupta SC, Patchva S, Aggarwal BB. Therapeutic roles of curcumin: lessons learned from clinical trials. AAPS J. 2013 Jan;15(1):195-218

Kanai M, Yoshimura K, Asada M, Imaizumi A, Suzuki C, Matsumoto S, Nishimura T, Mori Y, Masui T, Kawaguchi Y, Yanagihara K, Yazumi S, Chiba T, Guha S, Aggarwal BB. A phase I/II study of gemcitabine-based chemotherapy plus curcumin for patients with gemcitabine-resistant pancreatic cancer. Cancer Chemother Pharmacol. 2011 Jul;68(1):157-64.

Koronyo-Hamaoui M, Koronyo Y, Ljubimov AV, Miller CA, Ko MK, Black KL, Schwartz M, Farkas DL. Identification of amyloid plaques in retinas from Alzheimer’s patients and noninvasive in vivo optical imaging of retinal plaques in a mouse model. Neuroimage. 2011 Jan;54 Suppl 1:S204-17

Mahammedi H, Planchat E, Pouget M, Durando X, Curé H, Guy L, Van-Praagh I, Savareux L, Atger M, Bayet-Robert M, Gadea E, Abrial C, Thivat E, Chollet P, Eymard JC. The New Combination Docetaxel, Prednisone and Curcumin in Patients with Castration-Resistant Prostate Cancer: A Pilot Phase II Study. Oncology. 2016;90(2):69-78. 

Monografía EMA 2017 http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Herbal_-_Herbal_monograph/2017/12/WC500240108.pdf

Nahar PP, Slitt AL, Seeram NP. Anti-Inflammatory Effects of Novel Standardized Solid Lipid Curcumin Formulations. J Med Food. 2015 Jul;18(7):786-92.

Pulido-Moran M, Moreno-Fernandez J, Ramirez-Tortosa C, Ramirez-Tortosa M. Curcumin and Health. Molecules. 2016 Feb 25;21(3):264.

Rezaee R, Momtazi AA, Monemi A, Sahebkar A. Curcumin: A potentially powerful tool to reverse cisplatin-induced toxicity. Pharmacol Res. 2017 Mar;117:218-227.

Ringman JM, Frautschy SA, Cole GM et al. A potential role of the curry spice curcumin in Alzheimer’s disease. Curr Alzheimer Res. 2005;2(2):131-6.

Shishodia S. Molecular mechanisms of curcumin action: gene expression. Biofactors. 2013 Jan-Feb;39(1):37-55.

Tsai MS, Weng SH, Kuo YH, Chiu YF, Lin YW. Synergistic effect of curcumin and cisplatin via down-regulation of thymidine phosphorylase and excision repair cross-complementary 1 (ERCC1). Mol Pharmacol. 2011 Jul;80(1):136-46.

Witkin JM, Li X. Curcumin, an active constiuent of the ancient medicinal herb Curcuma longa L.: some uses and the establishment and biological basis of medical efficacy.CNS Neurol Disord Drug Targets. 2013 Jun;12(4):487-97. Review.

Yallapu MM, Jaggi M, Chauhan SC. Scope of nanotechnology in ovarian cancer therapeutics. J Ovarian Res. 2010 Aug 6;3:19. 

Yang F, Lim GP, Begum AN, Ubeda OJ, Simmons MR, Ambegaokar SS, Chen PP, Kayed R, Glabe CG, Frautschy SA, Cole GM. Curcumin inhibits formation of amyloid beta oligomers and fibrils, binds plaques, and reduces amyloid in vivo. J Biol Chem. 2005 Feb 18;280(7):5892-901.